La nutrición es el entrenamiento invisible, es la clave para que nuestros pequeños deportistas alcancen su máximo potencial. 

 Meriendas saludables antes del entreno

  • Tostadas con queso fresco y membrillo
  • Yogur natural con cereales de maíz, pasas y plátano/guineo
  • Bowl de plátano troceado con copos de avena con leche y chocolate puro rallado
  • Sándwich en pan integral de crema de almendras y miel
  • Batido preparado con bebida de arroz, guineo/plátano maduro, galletas María y miel
  • Yogur líquido con un pedazo de bizcocho casero con nueces
  • Sándwich en pan integral con queso, tomate y pesto y 1 melocotón

Recomendaciones para después del entreno

  • En los primeros 15 minutos luego del entreno o competición, beber agua y optar por una fruta o zumo natural.
  • En la hora siguiente proveer un plato equilibrado: hidrato, proteina, grasa saludable, verdura y fruta:
      • Arroz con pollo, zanahoria sal vapor y macedonia
      • Espaguetis con atún al natural y orégano. Melocotones en almíbar
      • Tortilla de huevos con pimientos, cebolla, tomate. Pan integral con aceite de oliva. Gelatina de frutas
      • Sándwich de hummus con pepino, zanahoria y batido de yogur con guineo/plátano
      • Ensalada de lentejas con patatas y zanahorias. Yogurt con fresas
      • Sándwich de atún con paté de olivas y gazpacho

¿Que tu hijo no quiere comer kiwi para merendar? Pregúntale qué otra fruta le apetece y cómete tú el kiwi para darle el ejemplo y mientras lo saboreas le ofreces un pedazo para que lo pruebe. La próxima vez que vayas de compras llévalo contigo y pídele ayuda para planificar el menú de la semana.

Recuerda que eres responsable de escoger los alimentos que están al alcance de tu hijo tanto en casa como en la escuela, eres quien decide cuáles se sirven en las comidas, cómo se preparan y se presentan.