El azúcar moreno, el agave, la miel, el azúcar de coco y la panela no son saludables.

Me preocupa el falso sentido de seguridad que podemos tener pensando que ciertos tipos de azúcares son más saludables que otros y por consiguiente, podemos comerlos libremente.

¿Diferencias más relevantes entre los tipos de azúcar? Sabor, color y precio

Azúcar moreno. Se metaboliza prácticamente de la misma manera que el azúcar refinado. Nutricionalmente tiene cantidades ínfimas de minerales (calcio, hierro, potasio y magnesio) y ciertas vitaminas. ¿Sabes cuánta azúcar tendrías que usar para conseguir el calcio diario que necesitas? 77 buenas cucharadas.

Azúcar de coco. Tiene cantidades mínimas de nutrientes adicionales como vitaminas y minerales (hierro, zinc, calcio, potasio) y antioxidantes. Sin embargo, siguen siendo cantidades insignificantes. Tiene una fibra llamada inulina, que puede ayudar a retrasar su absorción, provocando un índice glucémico (IG) menor que otras. Además consideremos que el IG es algo que varia mucho entre las personas y no se puede dar por un reclamo absoluto.

Agave. Azúcar líquido, como tantos que se obtienen de los jugos de diversas plantas y frutos que posteriormente se evapora la mayor parte del agua y se produce un concentrado de sus azúcares. Ta-rán! Da igual que diga orgánico o ecológico: la cantidad de azúcar presente es la misma.

Panela. No está sometida a ningún proceso de refinamiento, a diferencia del azúcar blanco, y conserva ciertas propiedades y nutrientes. Por ejemplo, tiene algo de fibra, minerales como el calcio, el hierro, el potasio, el fósforo y el magnesio, y cantidades traza de vitaminas. No obstante, las cantidades de estos nutrientes son tan mínimas que es no se puede considerar una fuente alimentaria. Su valor nutricional es cero y todo lo que aporta son calorías vacías, se considera no saludable. ¿Nos gusta? Claro, al igual que nos gusta el vino, la mantequilla y el chocolate.

Miel. Al igual que el azúcar de mesa, la miel se considera un azúcar libre y afecta los niveles de glucosa. La miel es más dulce que el azúcar de mesa, de modo que se puede usar menos cantidad, en lugar de azúcar, en las recetas. Sin embargo, una cucharadita de miel tiene un poco más de carbohidratos y calorías que una de azúcar granulado. Por lo tanto, el ahorro de calorías y carbohidratos es mínimo. Importante: Aparte de ser un azúcar, la miel tiene unas interesantes propiedades antimicrobianas.

En resumen, hay que buscar nutrientes en otros alimentos como las frutas y vegetales y usar el azúcar de preferencia que más disfrutamos y siendo conscientes de lo que es. 🙂