Técnica HEVA

La toma de conciencia es uno de los pasos fundamentales en los cambios de hábitos. Con esta técnica te invito a reflexionar acerca de : para qué, cuándo, cuánto, cómo, dónde y qué comes.

La técnica HEVA pretende ser una estrategia que te ayude a recordar cuatro aspectos muy importantes: Hambre, Emoción, Velocidad y Atención.

La idea es que cada vez que vas a comer, tengas plena conciencia de ello, tomes conciencia de tus señales de hambre y saciedad y prestes atención al acto de comer, a la velocidad y no a cualquier otra tarea como ver televisión o hablar por teléfono.

Durante esta semana haz el ejercicio para diferenciar cuándo comes con hambre real y cuándo lo haces por aburrimiento.  Utiliza la siguiente escala y observa en qué nivel estás antes y después de comer.

HAMBRE – Escucha tu cuerpo y toma conciencia de en qué nivel  (1-10) te encuentras en esta escala de hambre:

  1. Desmayado, mareado del hambre
  2. Hambre Voraz
  3. Hambriento
  4. Ligeramente hambriento
  5. Ni hambriento ni lleno
  6. Cómodamente lleno, satisfecho
  7.  Lleno
  8. Incómodamente lleno
  9. Hinchado, muy lleno
  10. Siento náuseas

 EMOCIÓN – Hambre fisiológica vs hambre emocional

HAMBRE FISIOLÓGICA HAMBRE EMOCIONAL
Va aumentado poco a poco Hambre repentina
Cualquier alimento sirve Alimento concreto
Se pasa al comer Puede permanecer tras haber comido
No provoca sentimiento de culpa Aparece un sentimiento de culpa

VELOCIDAD – ¿Estoy comiendo rápido o lento?

 ¿Estoy comiendo para calmar una emoción o es realmente hambre fisiológica lo que tengo?

 ¿Cuánto tardas actualmente?

-¿Puedes sumarle a este tiempo 5 minutos más?

-¿Qué puedes hacer para ir más despacio?

 ATENCIÓN – ¿Dónde estás poniendo el foco de la atención mientras comes?

ATENTO MULTITAREA PILOTO AUTOMÁTICO
     

 

Con estas estrategias el propósito es que te sientas más capaz de controlar tus excesos con la comida. Ten en cuenta que la práctica de forma repetida hará que funcione mejor.

Fuente: Coaching Nutricional, Fletas & Giménez, 2015