En una época tan festiva y alegre, sobran los motivos para atender nuestra salud. Piensa en ello con entusiasmo y aprovecha la magia de la Navidad para establecer prioridades según tus valores y las cosas importantes en la vida.

  • Más tiempo para hacer ejercicios. Con tantos días festivos ahora tienes el tiempo que en muchas ocasiones anhelas. ¿Y si puedes aprovecharlo en algo que aporte a tu salud y la de tu familia? Piensa en algo divertido, que hace tiempo no haces: caminatas en la playa, en el bosque (Yunque, Puerto Rico), en visitas a jardines, salir a pasear y a volar chiringa y demás. Cuanto más te muevas, más evitarás ganar peso durante las fiestas.
  • ¿Quieres que la Navidad sea especial? Deja para el 24, 25, 31 y 6 los postres y el coquito y ten en tu casa frutas de todo tipo, nueces, avellanas y cómelas cuando apetezcas.
  • Prueba recetas nuevas. Con más tiempo en las manos y más comensales para deleitar, la Navidad es una época perfecta para cocinar nuevos platos. Arriésgate a probar recetas con vegetales y más salsas con hierbas y especias. Elabora postres caseros que contengan frutas, como tartas de manzana, compotas con mangó y guayaba, sorbetes de papaya, etc. Al final, en casi todas las fiestas se sirve lo mismo, salte de la norma y sorprende a tus invitados.
  • Dedícate tiempo a ti mismo. No importa que no todo esté perfecto, en la Navidad es fundamental que puedas relajarte y disfrutar de tiempo de calidad en tus días libres. En lugar de preparar una lista de cosas a comprar, haz un listado de atenciones que quieres ofrecerte. Por ejemplo: una tarde de ver películas clásicas, ir al museo a ver una exposición, hacerte un facial, leer la novela que te recomendaron, ir a una clase de yoga, darte un masaje, revelar fotos y hacer un álbum de momentos especiales del año, tomar unas clases de baile, etc.
  • Regala de tu tiempo a tus seres queridos. El mejor regalo de Navidad para tus seres queridos, es tu tiempo. ¿Y si en lugar de pasar horas de tiendas para buscar regalos, dedicas ese tiempo para compartir con tus hijos momentos juntos? Puedes hacer de la época navideña una momento familiar de la que nunca se olviden tus hijos creando tradiciones que seguramente recordarán por siempre que repetirán con sus hijos. Por ejemplo: crear adornos de Navidad con materiales reciclados, hacer obras de teatro navideño en casa y cantar aguinaldos.
  • Agradece lo que tienes. Hay personas a las que no les gusta esta época del porque la viven como algo triste, ya sea por una ruptura amorosa, una pérdida de trabajo o porque es el primer año que lo celebran sin un miembro de la familia. Vivimos siempre pensando en el pasado o preocupados por el futuro, por consiguiente alejados de la felicidad. Esta Navidad puedes aprovecharla para agradecer lo bonito que tienes en estos momentos en tu vida y acercarte a tu bienestar.

 

Suscríbete

Únete a mi lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de mis servicios. 

¡Te haz suscrito!