Tabule de quinua

Tabule de quinua

Esta ensalada árabe tradicionalmente hecha de bulgur, tomate y perejil se ha convertido en un alimento étnico muy popular en las culturas occidentales. Te presento una variante con quinua en lugar de bulgur.

Ingredientes:

2 tazas de quinua
2 limones exprimidos
4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
2 cucharaditas de sal
1 taza con pepino sin piel cortado en cubitos
1 taza con tomate sin piel cortado en cubitos
2 dientes de ajo aplastados
½ taza de perejil picado
1/3 taza de menta picada
1/3 taza de cebolla verde picada

Preparación:

En una cacerola pon agua a hervir, añade la quinua y una pizca de sal (tres partes de agua por una de quinua) (3:1)
Reduce a fuego bajo, cubrir y cocinar a fuego lento durante 15 minutos hasta que la quinua esté tierna y esponjosa.
Dejar enfriar a temperatura ambiente.
Antes de montar la ensalada, en un tazón grande mezcla el aceite de oliva, la sal marina, el jugo de limón, el ajo, el tomate, pepino, la cebolla, junto con todas las hierbas picadas.
Agrégalo a la quinua enfriada.

Listo en: 30 minutos
Para: 4 porciones

¡Ponle color a tu pasta!

¡Ponle color a tu pasta!

Hoy miércoles de colores te comparto una versión de pasta primavera baja en calorías. ¡Una receta sencilla, saludable, muy colorida y llena de sabor! 

Ingredientes

½ Paquete de Ronzoni 100% Organic Penne Rigate

1 zanahoria

½ cebolla

3 dientes de ajo

1 pimiento rojo

1 pimiento verde

1 zuccini

Brécol 1 taza

4 onzas de vino blanco

1 cucharada de aceite de oliva

Sal y pimienta a gusto

Preparación

  1. Prepara la pasta Ronzoni 100% Organic Penne Rigate de acuerdo a las instrucciones del envase para que quede ‘al dente’ con firmeza.
  2. Cuando la pasta esté “al dente”, la cuelas pero guarda el agua para cocinar el brécol. Vuelve a hervir el agua y agrega el brécol , cocínalo por 4 minutos. Cuela y reserva.
  3. Pica la cebolla y el ajo y saltéalos en una sartén con aceite de oliva hasta que la cebolla esté bien cocida. Agrega el brécol, la zanahoria, zucchini y pimientos, cocina por 5 minutos.
  4. Condimenta con sal y pimienta, agrega los tomates cortados y setas, cocina por 2 minutos adicionales.
  5. Añade el vino y mezcla.
  6. Elimina el líquido en exceso y agrega la pasta.
  7. Mezcla bien y sirve.

ronzoniorganic_pennerigate_729

img_6367

Pasta de calabacín

Pasta de calabacín

Si necesitas una alternativa más saludable, con menos calorías y libre de granos a la pasta regular, puedes usar fideos de calabacín. Estos fideos son fáciles de hacer y saben deliciosos. Aquí lo que necesitas para prepararlos.

1 calabacín
2 dientes de ajo, aplastados
2 cucharaditas de aceite de oliva
Sal
Pimienta Negra
2 cucharadas de agua
Queso parmesano rallado

Preparación:
Cortar los calabacines en largas cintas, usando una mandolina o un cuchillo. Cortar la cinta a lo largo, para que queden fettucinis como hebras.

Calentar una sartén a fuego mediano-alto hasta que esté caliente. Añadir 1 cucharadita de aceite y el ajo machacado. Añadir las hebras de calabacín y revolver. Añadir sal y pimienta negra al gusto. Añadir 2 cucharadas de agua y remover un par de minutos o hasta que el calabacín esté “al dente”.

Retirar a un plato con queso parmesano rallado y servir.

IMG_5865

El Púrpura reina

El Púrpura reina

El Púrpura reina

Las frutas y los vegetales color púrpura/violeta están cargados de antioxidantes que estudios han demostrado ayudan a la salud cardiovascular. Este beneficio se le puede otorgar principalmente a las antocianinas o antocianidinas. Este compuesto vegetal es un pigmento de color que otorga a muchas frutas y vegetales el color rojo, morado o azulado y se encuentra en muchos alimentos saludables.

Beneficios estudiados y evidenciados cientificamente:

  1. Reduce niveles de colesterol en sangre y formación de coágulos.
  2. Reduce el estrés oxidativo.
  3. Reduce niveles de LDL (colesterol malo), mejora sensibilidad a la insulina y reduce niveles de presión arterial.

Conoce varios alimentos ricos en antocianinas, el contenido y sugerencias para su consumo. Hoy yo me voy por la berenjena, ¿Y tú?

Referencia:

http://www.todaysdietitian.com/newarchives/0716p18.shtml

 

FullSizeRender-6

La Remolacha

La Remolacha

¡Tanto color, tanta nutrición!

La remolacha o betabel es la raíz profunda, grande y carnosa que crece en la planta del mismo nombre. Es un alimento de moderado contenido calórico, ya que tras el agua, los hidratos de carbono son el componente más abundante, lo que hace que ésta sea una de las hortalizas más ricas en azúcares.

Conoce sus propiedades:
-Control de la presión arterial. El consumo de jugo de remolacha podría ayudar a reducir los altos niveles de presión arterial en cuestión de horas. Este beneficio podría deberse a sus nitratos de origen natural, que al llegar al organismo se convierte en óxido nítrico. El óxido nítrico, a su vez, contribuye a la relajación y dilatación de los vasos sanguíneos, por lo que mejora la circulación y contribuye al control de la presión arterial.

-Mejora el rendimiento físico. Antes que recurrir a bebidas energéticas, se debería consumir un vaso de jugo de remolacha, que es completamente natural y ofrece un beneficio similar. El jugo de remolacha actúa como una ayuda ergogénica para el cuerpo, gracias a la conversión de nitratos en óxido nítrico, que ayuda a reducir el impacto del ejercicio en el cuerpo, mejorando la resistencia a los ejercicios de alta intensidad.

-Densidad nutricional. La remolacha es un almacén de vitamina C y de hierro. También de otras vitaminas y minerales tales como: ácido fólico, fósforo, magnesio y vitamina B6.

-Antiinflamatorio. La remolacha es una fuente importante de betaína, nutriente capaz de proteger las células, proteínas y enzimas del estrés ambiental. Además, es un antiinflamatorio que puede proteger los órganos internos, así como mejorar los factores de riesgo vascular y prevenir diferentes enfermedades crónicas.

-Antioxidantes. Varias investigaciones han encontrado resultados positivos en el consumo de la remolacha para la prevención del cáncer. De acuerdo con estos estudios, podrían ser los fitonutrientes, que le dan el particular color rojo a las remolachas, los responsables de este beneficio. Los resultados de varios estudios llevados a cabo con animales arrojaron que el extracto de remolacha reduce las formaciones tumorales cuando se administra con agua potable. Así mismo, se han encontrado resultados positivos en el tratamiento contra el cáncer de páncreas, mama y próstata en los humanos.

¿Cómo prepararla?

-La remolacha es una hortaliza que puede consumirse cruda o hervida.  Su uso principal se da en ensaladas, aunque también puede tomarse sola, con ajos o cebolla y aliñada con un poco de aceite, sal y vinagre.
-Si la quieres comer cruda, puedes rallarla y aliñarla con un poco de aceite y limón.
-Si las consumes cocidas será más digerible, para ello introdúcelas en agua salada hirviendo sin haberlas pelado con anterioridad porque si no perderían parte de su color y su sabor. Deben hervirse durante al menos una hora, después ya puedes quitar la piel con facilidad.
-Asadas: Introducirlas en el horno y no sacarlas hasta que estén tiernas. Cocinadas de esta forma, las remolachas conservan casi intactas todas sus propiedades.
-Aprovecha sus hojas, las puedes comer como si fueran espinacas.

Come el arcoíris

Come el arcoíris

AMARILLO:
El amarillo oscuro de los alimentos proviene de los carotenos, que ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares y el envejecimiento. El caroteno favorece la formación de la vitamina A que se encuentra en las zanahorias, entre otros alimentos. Las frutas o verduras de amarillo claro contienen una sustancia llamada antoxantina, que previene el cáncer y enfermedades cardiovasculares.
VERDE:
Estos alimentos contienen un alto contenido de carotenoides como el betacaroteno, sobre todos los que son de tono obscuro como las acelgas, brócoli, espinacas. Las frutas y verduras verdes y amarillo-anaranjadas, como las espinacas, el brócoli, las naranjas y las toronjas, ayudan a mantener una buena visión, la fortaleza de los huesos y de los dientes, y a reducir el riesgo de los ataques al corazón y del cáncer.
MORADO:
Las frutas y verduras azules y moradas como los arándanos, las uvas  y la berenjena, pueden reducir el riesgo del cáncer (ya que contienen una sustancia conocida como antocianinas que neutraliza los agentes anticancerígenicos) y la pérdida de la memoria relacionada con la edad, y hasta puede retardar algunos efectos del envejecimiento. También son recomendados para la circulación, ayudan a disminuir los índices de colesterol y actúan como antioxidantes.
ROJO:
Los alimentos rojos contienen una sustancia llamada licopeno, que es uno de los antioxidantes que limpia las arterias cuando están afectadas por la presencia de colesterol. Y es una sustancia reconocida por su acción preventiva contra el cáncer de próstata. Lo podemos encontrar en el tomate, la sandía, las fresas. Los alimentos que en su maduración alcanzan el color rojo, pero que anteriormente tenían el tono verde, duplican su contenido de Vitamina A y C al alcanzar el tono maduro, como en el caso del pimiento morrón.
BLANCO:
Los alimentos que son blancos no se distinguen por su color, sino por las vitaminas y minerales que aportan, como es el flúor. La cebolla, además de vitaminas y sales minerales (de azufre, fósforo, silicio, hierro, calcio, magnesio, sodio), contiene una hormona vegetal que actúa de manera similar a la insulina, previene el nerviosismo excesivo, el estreñimiento y el dolor de cabeza. El ajo es recomendado para aquellos que padecen arterosclerosis, aunque también actúa como antiinflamatorio, aumenta los niveles de insulina y disminuye, por lo tanto el azúcar en sangre.

Incluír todo los colores del arcoíris en nuestra alimentación nos permite consumir una variada dosis de vitaminas, minerales y otros compuestos químicos que aportan bienestar al cuerpo. ¿Y tu plato, está colorido?