Tarta de manzana y crema de avellanas

Tarta de manzana y crema de avellanas

Cuando se habla de un alimento saludable no hay duda de que las frutas salen a relucir en los primeros lugares y esto de debe a su gran aporte de nutrientes. Sin embargo no siempre se comen las suficientes, ya que para muchos comer fruta es hacer una merienda de uvas o morder una manzana. Existen muchas formas de comerlas, es cuestión de variar la manera de prepararlas y echarle imaginación para poder disfrutar sus sabores sin que resulten aburridas.

Tarta rápida de manzana y avellana. Preparación:

1. Diluye 1 cucharada de agar-agar con zumo de manzana.

2. Cocina las manzanas (con la piel si deseas más nutrientes), una pizca de sal y zumo de manzana hasta hacer una compota.

3. Agrega la solución de Agar-Agar y dejar hervir por unos 2-3 min. Reserva.

4. Añade un extracto de canela o vainilla, ralladura de limón y 1 cucharada de crema de avellanas o de almendras y mezcla todo bien.

5. Tritura las galletas en un mortero.

6. Verte la mezcla encima de las galletas y déjala enfriar en nevera.

7. Decórala con más frutas.

Cremoso de aguacate y cacao

Cremoso de aguacate y cacao

¿Te imaginabas una posible combinación así? Yo al conocer esta receta quedé encantada pues lleva dos de mis alimentos preferidos, y cuando la probé no podía creer que no la hubiera comido antes.

El aguacate tiene la textura perfecta para ser base de un postre cremoso, y su sabor suave permite que otros aromas dominen el plato. El sabor a chocolate en esta receta se consigue con cacao puro en polvo.

¿Nutritivo? Por supuesto, el aguacate está cargado de fibra soluble, vitamina E y potasio y el cacao es una buena fuente de antioxidantes y de minerales como el magnesio, el hierro y el cromo.

Receta:

👩🏽‍🍳Tritura un aguacate completo y mézclalo con 7 cucharadas de agave y 3 cucharadas de cacao.
👩🏽‍🍳Sírvete una ración de 2 cucharadas de la mezcla con tu fruta preferida y sé feliz.
👩🏽‍🍳 Guarda en la nevera la ración sobrante para compartir con tus queridos. 

Tostones a lo mediterráneo

Tostones a lo mediterráneo

Una versión que no habías considerado

¿Quieres sorprender a tu visita con una picadera diferente?  💁🏽¡Tostones veganos a lo mediterráneo!

👨🏻‍🍳Prepara tus tostones, añádeles tofú (ahumado le da muy buen gusto), tomates deshidratados, trocitos de aceituna negra y albahaca.

Si se te ocurre una versión mejor que esta, compártela con nosotros. ☝🏽No se vale el mayo ketchup 😉

Tarta de zanahoria y quinua

Tarta de zanahoria y quinua

Tarta de zanahoria y quinua (vegana)

Ingredientes:
500 gramos (2.5 tazas) de quinua
200 gramos (1 taza) de zanahoria
80 gramos (1/3 taza) de azúcar morena
8 cucharadas (1/2 taza) de semillas de chía (con 1 taza de agua (en sustitución de 4 huevos)
1 cucharadita de jengibre rallado
1 limón (piel rallada)
aceite de girasol, sal

Procedimiento:
1. Mezclar las semillas de chía con agua y dejar reposar 20 minutos.
2. Pelar, trozar y cocinar las zanahorias por 20 minutos. Hacer un puré con tenedor o pasar por un pasapuré.
3. Lavar y hervir la quinua con el doble de cantidad de agua entre 15 y 20 minutos. Apagar el fuego y dejar enfriar.
4. Mezclar la ralladura de jengibre y limón con la quinua, el puré de zanahorias y las semillas de chía remojadas.
5. Repartir la masa en dos moldes engrasados con aceite a 180 grados C durante 30 minutos.
6. Retirar, enfriar y servir

Para una noche, una copa

Para una noche, una copa

Para una noche, una copa

Por: Cordelia Buitrago

“Una copa de vino”, me dijo Carla. Y yo, que no bebo en exceso, pero en buena compañía y sabrosa comida, me puedo tomar tres copitas de espumosos, pensé: Tendré que evitar las interesantes tertulias y las buenas cenas. Las cenas pueden modificarse, pero la compañía de buenos amigos no se debe limitar. Y decidí enfrentarme a las tentaciones.

El viernes me senté frente a las variados entremeses, los miré desafiante, y tomé unas frutitas y una lasquita de queso (todo en diminutivo) y ante las rebosantes copas de vino, mi querido anfitrión me sirvió una minúscula copita (sabe de mi necesidad de rebajar) de un exquisito vino que por poco me hace protestar: “Oye, estoy rebajando y sé que la economía está crítica, pero..”, callé.

Tomé un minúsculo sorbo que disfruté como agua en el desierto y sorbo tras sorbo pasó la alegre tertulia, la sabrosa y saludable comida y, para mi propio asombro, al final de la cena todavía me quedaba el último “trago”, y no de mi vida, pues creo que he descubierto la forma correcta de disfrutar de los amigos, de la conversación, de la cena, de la noche y del vino: todo despacito.

PD: He rebajado 20.

FullSizeRender-6