El lunes de muchos comienzos.

Con la llegada de esta fecha en particular resulta fundamental darse cuenta de que tenemos unos ciclos respecto al aumento de peso y los ánimos de enmienda: nuevo año, nueva dieta. Sin embargo, también a este punto de ‘nuevo comienzo’, deberíamos añadirle una dosis de reflexión y no dejarnos llevar por la inercia.  ¿Qué hemos estado haciendo mal durante este tiempo? ¿Qué sucede que me ‘canso’ de la dieta, de la rutina y me ‘quito’?

Para salir del círculo vicioso de ‘operación bikini-me lo devoro todo’, hay que hacer algo distinto a lo que se ha hecho siempre. Aquí te paso una “checklist” inteligente.

✔️ No busques atajos. Hacer las cosas bien desde el punto de vista alimentario requiere la adopción de hábitos saludables que se van a prolongar durante toda una vida. Como primer paso es necesario comenzar por evaluar tus patrones alimentarios e identificar cuáles conductas son las que te llevan al auto sabotaje. 

✔️ No tienes que hacer detox. Si sientes que tu cuerpo está ‘intoxicado’ con tanto azúcar, grasas y alcohol, y lo que corresponde ahora es hacer un tratamiento depurativo, esta idea a pesar de parecer lógica, no solo es reduccionista sino además errónea. Nuestro cuerpo está perfectamente capacitado para hacerlo. 

✔️ No te sometas bajo penitencias. Los sacrificios no forman parte de los buenos hábitos. Al contrario, los boicotean. Tu objetivo debe ser la modificación de conductas. Y poco se puede esperar de ellas si están basados en sacrificios insostenibles. 

✔️ Sé racional y paciente. Se trata de poner en marcha una serie de cambios conductuales que poco a poco se convertirán en hábitos. Esto toma tiempo. “Vísteme despacio que quiero perder grasa”.

✔️ Identifica y aléjate de aquellas fuentes tóxicas de información: la publicidad, los charlatanes y sus productos milagrosos, el internet y los sabelotodo que siempre quieren tener la última palabra. Rodéate de personas con quien compartas valores de vida que te aprecian y que te darán ánimos para emprender un proceso de cambio. 

✔️ No se trata de cuántas calorías esté compuesta una dieta, ni de la distribución de sus macronutrientes. ¡Se trata de que la puedas seguir! La adherencia es ese factor que consigue resultados. Si no puedes seguir una dieta bien en el tiempo, al final no hay dieta.

✔️ Recurre a un profesional de la nutrición y dietética debidamente certificado. ¡Aquí estoy para que juntxs diseñemos un plan para ti!

¡Buen inicio de semana!