Déficit calórico: gastar más calorías de las ingeridas.

Da igual si estás llevando una dieta paleo, cetogénica  o vegana. Para que pierdas grasa corporal, tienes que provocar un déficit calórico. 

Y, para que puedas sostener ese déficit por buen tiempo, tiene que ser a través de una alimentación que te haga sentir bien. Si te sientes que lo que estás comiendo, te hace sentir cansadx, o que simplemente no te gusta, vas por mal camino. Si no puedes seguir una dieta bien en el tiempo, al final no hay dieta.  ¿Cómo provocar ese déficit calórico?

  1. Ingiriendo menos calorías. Puede que con eliminar el azúcar del café, las galletitas de merienda y bajarle a la cerveza tengas más que suficiente.
  2. Haciendo ejercicios. Al menos150 minutos de ejercicios aeróbicos por semana.
  3. Aumentando la actividad física.Toda actividad adicional que incorpores te ayudará a gastar más energía. Toma las escaleras. ‘Complícate’ un poco los días para que logres sentarte menos y moverte más.

¿Llevas tiempo haciendo esto y te ’estancaste’? Toma nota:

  1. Revalúa tus hábitos. Revisa tu diario de alimentos y actividades. Asegúrate de no haber bajado la guardia.
  2. Aprieta. Reduce aún más la ingesta calórica. Por supuesto, bajo la supervisión de un dietista.
  3. Aumenta la intensidad del ejercicio. La recomendación de los 30 min diarios se quedó corta para ti. Para continuar adelgazando debes hacer ejercicio con más frecuencia y/o aumentar la intensidad para que gastes más en el mismo tiempo. Incorpora ejercicios de fuerza, incrementar tu masa muscular te ayudará a gastar más energía.
  4. Muévete más. El ejercicio estructurado no es lo único que cuenta. Aumenta tu actividad física espontánea (NEAT= “Non-exercise activity thermogenesis”) a lo largo del día. Añade una caminata de 20 minutos a ritmo alegre todas las tardes.

Y recuerda: hay que tener paciencia. Vísteme despacio que quiero perder grasa.