Bueno, como veo que les han gustado mucho los gazpachos de vegetales con frutas, aquí les comparto otro tipo de sopa fría que está espectacular.

Originario de Málaga, el ajoblanco es toda una delicia además de ser un plato muy elegante.

Ingredientes para 4 personas:

  • 2/3 taza de almendras crudas
  • 1/2 taza de almendras tostadas y sin piel 
  • 2 rebanadas de pan integral (para dar textura)
  • 1/2 diente de ajo
  • 3 cucharadas de vinagre de jerez
  • 5 onzas de aceite de oliva extra virgen 
  • Agua fría (para corregir textura)
  • Sal a gusto

‍ Preparación: 

  1. Generalmente esta receta se prepara la noche anterior dejando el pan y las almendras en remojo. Así todo tritura mejor. 
  2. Pon en la batidora las almendras con su agua, el pan escurrido, el ajo, el vinagre y la sal. 
  3. Añade unas 5 onzas de agua fría o el doble si no remojaste las almendras.
  4. Tritura todo hasta que quede muy ligero. 
  5. Agrega poco a poco el aceite y añade más agua fría hasta obtener el espesor que te guste.
  6. Guarda en la nevera y deja que se enfríe bien.

Según las diferentes recetas que existen, la densidad del ajoblanco suele variar mucho, con versiones que van desde una sopa muy líquida hasta una crema densa, típica de Almería, que se sirve para untar pan.

¿Con qué comerlo? Con unos trocitos de melón se le da un toque de frescura que ahora, con la caloL, viene como anillo al dedo. Hay también quienes lo comen con un plato de anchoas o junto a unos boquerones marinados con hierbas. 

Me cuentas si lo preparas.  😄

Receta original de El Comidista.